viernes, 13 de abril de 2012

JIM MORRISON, la muerte sonriendo

Mochilero por paraísos artificiales, coeficiente intelectual fuera de rango, voz de espaldas al público, miembro del club de los 27-D.E.P. junto a Joplin, Hendrix, Brian Jones o Cobain, el alma de The Doors (sobre su cuerpo aún planean incógnitas) fue el más "literario" de los grandes rockeros. Lector enfermizo de Nietzche, fueron Rimbaud y Baudelaire, con  toda esa peña, quienes marcaron su pasión por la poesía, anterior incluso a la musical.
Dos zarpazos del rey lagarto:

Hay cosas conocidas y desconocidas, y en medio están las puertas (the doors...of course)

Le toqué la pierna, y la muerte sonrió.

En An American Prayer, sus letras más personales y proféticas:
http://www.youtube.com/watch?v=IhaeaB91nvw

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada