sábado, 16 de marzo de 2013

Paisaje sin hombres


             Papá, ¿en estos cuadros no salen personas? La niña, calculo, puede tener alrededor de diez años. Arrastra su defraudada curiosidad por la exposición Impresionismo y aire libre, Museo Thyssen, Madrid. Telón de fondo con gestos admirados y quintales métricos de québonitos entre los bañistas de esta Costa Impresionista en que se ha convertido el eje Prado-Recoletos. La niña sigue buscando rostros humanos. En vano, claro está.

          Extraviado entre nenúfares y alamedas al ocaso, la observo de reojo, sus deportivas levemente raídas a la altura del talón, sus ojos vivaces anhelando ese perfil de seres humanos. Recuerdo el poema de Alberti, musicado hace años por Aguaviva. Racimos de turistas  en torno a guías abúlicos van tomando la sala, seducidos por el reclamo de prados y estanques. Se interponen con descaro entre la naturaleza, presuntamente viva, y mis ojos atónitos, cada vez más muertos. Gentío, hoy toca cultura. ¿Pero, dónde los hombres?  Titubeo, enceguecido al pronto, incapaz de descubrirlos.
          Desaparecen, la niña y su pregunta sin responder. ¡Ah, éste sí es maravilloso, qué preciosas tonalidades verdes!, comenta un bolso acompañado de señora, justo delante de mí. Quizá la pincelada, intuyo, ha usurpado el hueco de la piel, quizá el paisaje ha desterrado a sus habitantes, hasta convertirse en un muestrario de colorines en busca de aplauso. Entre Monet y Manet, mucho más que una vocal de diferencia. Me pierdo en el agujero verde de esas campiñas, en sus matices carentes de alma, dónde estará aquella niña... Québonitoooooo.
         Ad-miran, y cuando admiran parece que están solos. A-sienten, y cuando asienten, parece que están solos. Con aspecto de hombre viven, o eso parece. ¿Pero dónde los hombres?

Enlace al tema de Aguaviva, Poetas andaluces de ahora:
http://www.youtube.com/watch?v=CoADWowiOyg

28 comentarios:

  1. Amando, veo que tu empeño se hizo verbo, carne de palabras como dardos de afilada puntería... Me ha encantado el texto y comparto la duda... ¿pero dónde los hombres?...

    ResponderEliminar
  2. Los hombres estarán buscándose a sí mismos por algún lado. Pero mientras nos encontramos y no, haremos genuflexiones culturales para parecer...quién sabe que.
    Me encantó lo del bolso acompañado de la señora. Yo tengo uno. Un abrazo.

    ResponderEliminar

  3. Eres genial, de veras. Me cautivas.

    De mas joven, quiero escribir como tú.

    Dosbesos

    ResponderEliminar
  4. Preciosa entrada, lo que ves, si te gusta deja que tu vista disfrute
    y se mimetice con el alma del pintor, pretender buscar aquello que
    no está pintado es querer cambiar el lienzo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Preciosa entrada Armando. Es de admirar como juegas con las palabras tejiendo frases de una belleza incalculable.

    En cuanto a la pregunta final de tu entrada, yo creo que los hombres se perdieron hace tiempo en su vanidad y sera dificil encontrarlos.

    Un placer leerte. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. La a que falta en Monet, la a de a-sienten que quita algo en sentir...
    Muy fuerte esta entrada. Pero me gustan Monet y Manet y la naturaleza desierta.
    En un museo estoy sola con lo que veo, y con mi bolso.

    ResponderEliminar
  7. Es una entrada fantástica, de ohhhhhhhhhhhhhquébonita. Me emociona recordar cuando cantábamos con Aguaviva esos versos. La naturaleza ofrece tanto como el rostro, aunque en esta ocasión se hayan decantado por ella. (Imagino la cara de la niña si se da de bruces con El pífano, o con autorretratos varios) Qué mas puedo decir si te lo han dicho Soco y Catherine. Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  8. La próxima vez que vaya al museo te pediré que me acompañes. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
  9. Loa hombres Amando, duermen en el bolso que acompaña a la señora. Ese homenaje a Alberti, rodeado de campos es un placer.
    Quebonitooooo!!!

    ResponderEliminar
  10. Cómo lo bordas, Amando.
    Al compás de aquella canción de Aguaviva, cuánta visión crítica, qué mirada más certera.
    Y gracias por esa carcajada que me has hecho soltar a consecuencia de ese "bolso que iba acompañado de señora".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Yeah, algunos artistas tienen problemas con lo humano y entonces desbordan su talento en mirar el corazón de los paisajes. A Monet lo admiro, a Manet lo encuentro lineal, prefiero a Cezanne.

    Me ha gustado.

    Saludso.

    ResponderEliminar
  12. Que creatividad Amando.
    Realmente me encantó.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Cada pintor tiene una forma de mirar la vida y de expresarla al igual que otros artistas, tú también la tienes tu peculiar forma de escribir de la que siempre aprendo algo. Simpática y peculiar la frase "bolso acompañado de señora".

    Un abrazo grande,

    Eva.

    ResponderEliminar
  14. ¿Una señora a un bolso pegada? Me suena familiar...
    ¡Qué bueno!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  15. Artículo publicado en el Diario inexistente de mi vida:

    Algunos escritores siempre me han llamado la atención, como si desde sus escritos me lanzaran un mensaje personal. Uno de ellos es Amando García Nuño. Una vez intenté explicarle a mis alumnos por qué me gustaba tanto Amando. No sólo porque trate una y otra vez unos motivos ( los recuerdos, la vida diaria, la enfermedad, la muerte, el arte, la música, el sexo...) que a mí también me interesan. Es por el modo como los expresa, es por el conocimiento, si se puede llamar así, que comunica.
    Amando no está interesado en la psicología del ser humano, sino en algo que está detrás de ella. Vivimos un mundo en el que tras el cuerpo y la mente no se ve nada - ¿ verdad, caro amigo ? - pero es ahí donde está lo fundamental. La angustia, la incomunicación entre personas o la nostalgia que aparecen en sus poemas no son psicológicas: son existenciales.
    Lo que dice Amando en este precioso escrito es que un verdadero cuadro es aquel que dice lo que sólo la pintura puede decir...
    Él escribe lo que sólo un verdadero escritor puede escribir. Hay cosas que uno entiende, pero que el tiempo o algún acontecimiento hacen que las entendamos con una profundidad mayor, como si las ideas fueran pozos y siempre fuera posible bajar más y más.
    Ahora estas palabras de Amando significan no otra cosa, sino mucho más que antes...

    Un abrazo.


    ResponderEliminar
  16. Naturaleza en estado puro y el hombre ¿Dónde? quizá no puede formar parte de ese paisaje, se ha perdido tras él, por su falta de espontaneidad. la niña todavía mantiene esa inocencia y no concibe un paisaje sin personas, percibe desde su ingenua sabiduria que faltan "retoques" con que rematar la obra... se podrían pincelar cientos de lienzos de un mismo paisaje y cada uno de ellos mostrar una realidad propia, una personalidad definida en cuestión se segundos. El paso del día, el tiempo indica que el paisaje está vivo. ¿Qué ve el hombre en ese color llamativo? Solo lo superficial, pero ¿Qué hay detrás de ese color? El hombre se ha convertido en pura apariencia, gira en su mundo, que se ha detenido en lo superficial. La falta de apreciación y el compromiso dan miedo o es simplemente comodidad. La naturaleza habla por sí sola, para mí representa la sinceridad, la verdad, incluso cuando sufre y se transforma. El hombre suele ser artificial, le gusta aparentar... Lógicamente hablo en sentido general. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Pintas con tus letras la belleza plasmada en esta entrada, hoy tus letras están decoradas con el arte de tu escritura, muy buena esta entrada que me ha cautivado.

    Un beso.

    ResponderEliminar

  18. Maravilloso y magnífico texto enlazado tan oportunamente con el poema de Albertí musicado por Aguaviva. Tuve ese disco en mi juventud y recordarlo hoy me ha hecho recordar otros tiempos de lucha y esperanza.

    Gracias por compartirlo. Me ha encantado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Comenta un bolso acompañado de una señora.... Genial, Amando.
    Me ha gustado mucho tu entrada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. has pintado con versos la duda de la niña, ¿donde los hombres? muy bueno . abrazos

    ResponderEliminar
  21. Amén, señor gerundio del verbo Amar. Siento un ligero disgusto ante el arte contemporáneo en el que todo se desdibuja para acabar siendo... ¿qué? ¿Pinceladas? Me recuerda a cuando un programa de televisión coló en el Prado un cuadro pintado por niños de primaria con las manos y que coló por obra de artista de categoría. REcuerdo a una señora diciendo "buf, nunca había un cuadro con una carga sexual tan fuerte"... sin comentarios. Benditos niños (aunque por lo general los odie) y bendita y genuina inocencia. Dónde estarán los hombres, dónde, que parece que hacen más falta que nunca. Hermosísimo el musicado poema (aunque el estribillo no me gusta).

    ResponderEliminar
  22. Los hombres y las mujeres, sin bolso ni nada, enormes, y con narices desproporcionadas a veces, están en el museo de mi ciudad. Esculturas de Giacometti. Para ver la naturaleza, dar un vistazo por las ventanas: colinas y montañas todavía nevadas. A los niños les impresiona mucho.
    Es lo bueno de vivir en una ciudad pequeña donde la gente tiene más mochilas que itbags.

    ResponderEliminar
  23. Los hombres se quedaron en cada pincelada del cuadro, los demás vamos como remedos por la exposición haciendo que admiramos algo que ni compartimos ni entendemos.

    Abrazo Amando

    ResponderEliminar
  24. No. Estoy convencida que lo tuyo no es solo experiencia. En ti hay sensibilidad a raudales y arte... mucho arte.

    Ayer -de madrugada- elegí cerrar la noche con la musicalidad de tus palabras. Hoy decido que me llevo a los sueños los colores impresionistas y los versos de versos de Alberti. ¡Gracias!

    Abrazos (cinco)

    ResponderEliminar
  25. me gusta el sabor que le das a tus letras

    ResponderEliminar