martes, 23 de abril de 2013

SEXTOBÉ (y 2)


             ... Bebo otra vez, y dejo caer el resto de cerveza, lentamente, sobre la fotografía. Debo despedirme de la mentira de los sextobés. En un instante apenas, se desdibujan los recuerdos entre un charco dorado. Quizás, a estas alturas, Gómez Recio está enfermo, sometido a radiaciones en algún cuarto aséptico. Merino puede ser un honrado y triste padre de familia, Juárez un divorciado en crisis, y Heras, un empresario que, cada día, elige una corbata a juego con su traje gris de superviviente. ¿Qué decir del padre Ródenas?  Deduzco que estará muerto, pero de vivir tendría más de cien años, y ya no podría levantar al flaco León –ahora menos flaco y menos rebelde- agarrándole por las patillas.

 

         Quizá, de una forma u otra, todos, también yo, que no me reconozco en la foto, estemos muertos. Es muy posible, cavilo mientras saco otro botellín de la nevera y degüello su chapa como si fuera un recuerdo. A tres metros de mí, sobre la mesa lacerada, esa cartulina del pasado se retuerce en humedades, desdibujando para siempre aquellos rostros de sextobé. Buenos tiempos, aquellos, aunque entonces no fuéramos capaces de comprenderlo. Bebo, ustedes comprenderán.

27 comentarios:

  1. Maravilloso texto.

    Creo que quizás sí, todos estemos muertos, muertos aquellos seres en crecimiento de los sextos que no entendían que eran felices, y ahora sólo seamos fantasmas de otra época.

    ResponderEliminar
  2. Buenos tiempos, aquellos.
    Y buenos tiempos estos, dentro de cinco o seis años...o mañana.

    ResponderEliminar
  3. Si es cierto lo que dices, y no es solo literatura, entonces no se que decirte, mi sexto fue radiante, pleno y lo sabía, lo disfruté. y seguí creciendo y viviendo cada curso, cada año, cada momento hasta llegar aquí, nunca he perdido el tiempo esperando el futuro. Pero me voy a tomar una cerveza (a la hora del aperitivo) a tu salud. Feliz día del libro

    ResponderEliminar
  4. Lo que fuimos y vivimos, para eso no hay vuelta atrás, solo recordar y como la memoria suele ser muy selectiva... Algunos se han reconvertido, otros reconducido para conformar lo que somos hoy, ahora mismo. Aunque pienso que siempre queda algo de ese tiempo pasado, eso que precisamente nos hace volver al recuerdo, porque no podemos olvidar que fuimos, como todo lo que eso implica. Lo del presente, aquí está, jugando buenas y malas pasadas, pero es lo que hay. Morimos, como bien dices, cada día que nacemos en el presente y eso no lo remedia, como decía uno de mi pueblo "ni dios". Siempre fueron buenos tiempos, se suele decir, si comparamos los de ahora, pero de todos se saca algo positivo. Es normal emocionarse, como no, cuando tornamos al pasado. No me extiendo más que no voy a dejar papel para los demás. Es emocionante leerte. Un abrazo Amando.

    ResponderEliminar
  5. y ¡salud! Amando!

    "nunca seremos más jóvenes que hoy"... asique a disfrutarlo aunque ahora tampoco podamos comprenderlo...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Pasete por mi blog, hay una sorpresa !

    ResponderEliminar
  7. Te ganó la nostalgia en su cara mala, Amando, y es que esa señora tiene mucho arte para embaucarnos a la mínima de cambio. Además, me han soplado que anda compinchada con el tiempo.
    ¡Salud y pásame una cerveza!

    ResponderEliminar
  8. "y Heras, un empresario que, cada día, elige una corbata a juego con su traje gris de superviviente."
    Trabajamos para vivir... para SOBRevivir... pero a menudo vivimos para trabajar.
    ¿En qué queda, entonces, nuestra vida? ¿Vivimos realmente?

    Ay, el paso del tiempo no perdona a nadie. Implacable y cruel. Se lleva lo mejor tan rápido... cierras los ojos, un parpadeo, y ya está. Ya pasó. Demasiado veloz para valorarlo... aunque todavía soy extremadamente joven, a veces siento esa sensación, con cosas concretas. Es un sentimiento tan inherente al ser humano que no es difícil de comprender. De hecho, a veces me preocupa, e incluso me asusta, pensar en cómo me sentiré dentro de diez años. De veinte. De treinta... cuando sea, en una palabra, mayor. Y después, viejo.

    Comprendemos, comprendemos. La nostalgia y la tristeza de lo que no volverá atrás a menudo es demasiado insoportable como para seguir despierto (o sobrio). ¿Quién sabe si sigue vivo el que se siente así?
    Sólo espero que te queden aún algunos años, y que sean por lo menos algo felices, querido Nuño.

    ResponderEliminar
  9. No somos lo que fuimos. Nos vamos adaptando a los tiempos reinventándonos cada mañana. Pero qué bonito fue lo que vivimos!!!!
    Un abrazo, Amando y brindemos por esos recuerdos.

    ResponderEliminar
  10. Mi novela Ágrafa describe el lugar de mi infancia y adolescencia. Aquel lugar, como España, también tuvo su Imperio y lo perdió, también tiene ese orgullo del que ha fracasado por circunstancias ajenas o por su propio exceso de espíritu. Pero a diferencia del resto de los pueblos, se ríen de su derrota y la desprecian, hay una mezcla de estoicismo y epicureismo que les permite gozar de lo que tienen como si coincidieran exactamente con lo que quieren...

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  11. Cualquier tiempo pasado es ayer pero a veces, por estos tiempos que sufrimos, son mejores que el hoy.

    Bebamos pues con los brazos enlazados, amigo.

    pd

    ¡vaya susto me diste, cuando quise comentar esta entrada me dijo que el blog había sido borrado! ¿fueron los duendes o tocaste donde no debías? ;)

    ResponderEliminar
  12. Bebe moderadamente...
    Se feliz moderadamente y mira el pasado con el rabillo del ojo para no perder de vista el presente.

    Besosss.

    ResponderEliminar
  13. Beber, en la soledad del cuarto de revelado.

    Un abrazo Amando.

    ResponderEliminar
  14. Bueno , he leído la primera y la segunda parte y no puedo negar que algo de tu nostalgia llegó hasta aquí ( aunque ella es íntima amiga mía) buenos recuerdos, como decía cortázar cada vez iremos sintiendo menos y recordando más . :( ( es mentiras también seguimos sintiendo y mucho)
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  15. Comprendo Amando. Lástima que no me guste la cerveza, puedo hacer lo mismo con vino. Éramos felices entonces y no nos dejaban serlo. Esa es mi foto de sexto... (es curioso, no recuerdo si era A o B)
    Un beso de hoy, Amando.

    ResponderEliminar
  16. Yo siempre quiero pensar que lo mejor está por llegar, aunque en tu texto se hace una apología a eso de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Desgraciadamente ahora vivimos una época que da pie a pensar en ello.

    Buen trabajo Armando. Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. En esta entrada hiciste como Munch, quien decía: "pinto de memoria las impresiones de mi infancia"

    ResponderEliminar
  18. Te aseguro que has echo muy bien en deshacerte de la foto o...no? Crees tú que sus caras y recuerdos se han ido de tu memoria? Parece mentira Armando que te comportes como un adolescente! Son tus coleguillas de sexto b no la mula de un gitano!
    Aunque me ha puesto a que sé cúanto vale una docena de huevos a que tienes por algun cajón alguna otra foto de tus compis de sexto be.
    :)
    Fantástico como siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. jajaja, eso de beber como recuerdos es peligroso!!..yo me ahogaría con la cantidad de alicientes alcohólicos que consumía en el pasado.
    Salud!!!

    ResponderEliminar
  20. Te lo decía en Sextobé 1, no miro estas fotos. Ahorro la cerveza que las borra y las siguientes para olvidar.
    Me encanta el porvenir que imaginas para tus compañeros.
    ¡Salud! Amando y un día quiero compartir contigo unas copas de Bordeaux aunque no tengo nada en contra de la cerveza.

    ResponderEliminar
  21. No, no éramos capaces de comprenderlo. Tu texto me recuerda unos versos de Jaime Gil de Biedma: ..."que la vida iba en serio/ uno lo empieza a comprender más tarde" Afortunadamente, la niñez y la juventud, son la edad de la inconsciencia por muy responsables que resultemos entonces, si no fuese así ¿en qué apoyaríamos nuestra supervivencia y nuestra capacidad para superar los fracasos?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Los recuerdos a través de fotos amrillentas tiene la virtud de demostrar que el tiempo pasa, que ella nos lleva por los caminos que no pudimos intuir.
    Esa certidumbre que rebate lo sensación de seguir recordando a los compañeros en la imagen fija de los recuerdos enquistados.

    Buen post. La foto de orla...hay que ver qué de mensajes lleva enganchada en un marco. Un abrazo.

    ResponderEliminar

  23. Lo pienso muchas veces: Por qué tenemos la manía de recrear recuerdos, aunque duelan?...

    Beso de buenasnoches.

    ResponderEliminar
  24. Comprendo, lo comprendo...pero ¿A que has esbozado una sonrisa recordando? Sguro que sí, aunque esté impregnada (o llena) de melancolía y añoranza.
    Besos,

    ResponderEliminar
  25. ¡Dios! Cómo me reconozco etnre tus recuerdos...Yo también fui de sextobé y me regusta recordar, aunque se me anude el estómago.
    Sigo por las sombras. Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  26. ¡Qué tiempos aquellos! los que ya no volverán, pero nos quedan los recuerdos, esos nadie nos los podrán quitar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Fueron no sólo tiempos mejores, acaso o casi los mejores tiempos... A pesar de lo gris de la época, a nosotros nos sobraba luz, con o sin padres Bárcenas, irradiábamos la luz... Bebamos cerveza, siempre es mejor que proyectar la sombra del futuro.

    ResponderEliminar