sábado, 4 de mayo de 2013

Todo es posible en la fila siete, accésit Roquetas


            Fila siete, asiento doce. Desde esa butaca, desvencijada como mis ojos, he compartido, durante estas semanas de proyección, tardes y noches contigo. Conozco, a estas alturas, cada uno de los planos donde se proyecta tu vida en technicolor. Conozco, las tengo grabadas, cada una de tus  miradas desde la soledad de la pantalla. Y sé que se dirigen hacia mis ojos insomnes.   
   
         Fila siete, asiento doce, sí. Maduró mi amor durante estos veintitrés días en que proyectaron esa película donde eras, apenas, personaje secundario. Pero el deseo solo entiende de ilusiones principales. Lo supe cuando te descubrí, en la tercera escena, con esa desolada expresión de los vencidos. Debió ser entonces cuando me enamoré. A partir de ahí, cada tarde, mi anhelo compartió metraje contigo en la penumbra, como un extra al acecho de un futuro en primer plano.

              Ayer fue la última sesión, hoy habrá cambio de cartel. No quise asistir. Por eso me perdí tu mejor interpretación. Fue –lo recogen hoy todos los noticiarios locales- cuando, en la tercera escena, rompiste tu esclavitud de celuloide -o digital, yo que sé- para bajar al patio de butacas. Ante el asombro de los escasos espectadores, pasaste junto a la fila siete, asiento doce, aún impregnada de mi anhelo y mi colonia de mercadillo. Decidido, como nunca te había visto las otras tardes.

            Y saliste a la realidad. O a la auténtica ficción, fuera de focos. Pero esta vez, tu desolada expresión de vencido se maquillaba con un brillo distinto, como de certidumbre. Ese con el que ahora te reflejas en mis ojos, más que nunca insomnes.

(Accésit Roquetas de Mar, 27 abril 2013. Versión micro)

32 comentarios:

  1. Bonita historia, muy.... cinematográfica.
    Si voy a tu cine me pediré la fila siete tiene ... encanto.
    Un fuerte abrazo y enhorabuena por el accésit, siempre reconforta
    que aprecien el trabajo de uno.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué magnífico texto, completamente abierto!
    (Y, sin embargo, redondo)

    ResponderEliminar
  3. ¿qué hay de malo en vivir una realidad opuesta a la realidad? Supongo que en dosis comedidas dé de comer al hambriento. Enhorabuena por el accésit merecido. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Sólo accésit?, bueno pues con los cien euros te sacas mas entradas para la fila siete.
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
  5. Soñar desde una vieja butaca ubicada en un lugar estratégico, y ver como ese sueño se va difuminando a lo largo de veintitrés días. En la despedida, una butaca vacía como para evitar el amargo recuerdo.
    En mi opinión tu micro merece más que el accésit.
    Un abrazo Amando

    ResponderEliminar
  6. Si escribes (tú, que que parece que has adoptado el microrrelato)otros mil, imagínate que, a ese precio, te haces rico.
    Estupendo relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Una historia soñadora, imaginar vidas junto a los personajes de las películas... Quién no ha ido al cine y se ha dejado enamorar!
    Tierno microrrelato.
    Un abrazo, Amando.

    ResponderEliminar

  8. Me encantan esas grietas o ventanas por donde la ficción se cuela en la realidad, o a la inversa...

    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  9. fila 7 asiento...el más lejano a la luz, donde los ojos no miran y la realidad se hace fantasía...
    qué preciosidad de texto. Abrazos Armando

    ResponderEliminar
  10. Felicidades Amando.

    Por cierto, te dejé una cosica en un rincón de mi caseta, espero que no te moleste.

    http://arktos-themis.blogspot.com.es/2013/05/liebster-blog-award-mi-seleccion.html

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Qué maravilla... hasta yo, que no soy cinéfila, he deseado estar en esa fila 7 en su última sesión. Así de bien nos introduces en tus relatos.

    Abrazos desde el sur

    ResponderEliminar
  12. Muy romántico, ese salirse del celuloide, transformase. En fin, que enhorabuena por el premio.

    ResponderEliminar
  13. Me quedé con ganas de seguir leyendo más... la versión original (la extendida) hubiera estado bien que la compartieras. Enhorabuena por el premio.

    A veces ese amor inventado con un personaje del cine, o de carne y hueso, al fin y al cabo es igual, alimenta el alma y llena la vida de un romanticismo que se ha ido alejando de un mundo de prisas y competiciones como es en el que vivímos.

    Un abrazo grande,
    Eva.

    ResponderEliminar
  14. la desolada...se maquillaba!!! que bella metáfora!!!
    muchisimas gracias por estar y comentar!
    un abrazo enorme,
    lidia

    ResponderEliminar
  15. Muy lindo...A MÍ ME HA PASADO SENTIRME PROTAGONISTA Y SALIR DEL CINE CREYENDO TENER LA CARA Y LOS GESTOS DE LA ACTRIZ. CARIÑOS.

    ResponderEliminar
  16. Observar desde ese lugar privilegiado, donde abarca todo el campo de visión, sin perder detalle. El amor casi inexistente al principio, va tomando forma a medida que va conociendo más sobre él, y como una buena analista percibe que hay correspondencia, sus miradas son recíprocas, es entonces, cuando pasa a primer plano, no divisa a nadie más a su alrededor, se centra en él. Hasta el punto de querer compartir, de hacer realidad ese sentimiento, pero las oportunidades para ambos tienen fecha de caducidad y no se pueden desperdiciar. Para mí, esta historia acaba felizmente y es que soy una sentimental. Así lo quiero creer -ese brillo en el rostro de él y su reflejo en los ojos de ella, más despiertos que nunca- o sea, receptivos. Original comparación de sentimientos entre fantasía y realidad con una película vista desde la fila reservada para expertos y en el asiento centrado. los sentimientos de amor cuando son mutuos, se pueden percibir si se está atento. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. La historia de amor virtual entre la mujer desvencijada y el hombre vencido de la pantalla es una preciosidad. Y ¿qué decir de la sorpresa final? muchas cosas.
    Enhorabuena, Amando.

    ResponderEliminar
  18. Bonito con ganas. Cine, romanticismo, encanto... Yo no te hubiera dado un accésit, sino el primer premio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Las versiones cinematográficas de las grandes obras de la Literatura suelen producir la misma impresión que las versiones para banda de pueblo de las grandes sinfonías para orquesta: uno a veces encuentra un remoto parecido, pero siente todo el tiempo que falta precisamente aquello en que radica la grandeza.
    Lo mismo digo, caro amigo, de mis comentarios al referirme a los accésit concedidos por un pueblo, aunque éste sea nuevo rico...,donde la figura del experto literario, tan floreciente hoy en día como la del especulador inmobiliario, constituye en la economía del poder, un ejemplo de ello y, para los ayuntamientos, un considerable ahorro...

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  20. Felicidades por el accésit Armando; la historia desde luego merece cuando menos ese premio.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Ayer vi al protagonista de la película intentando entrar en la película, pero el cine lo habían convertido en una tienda de ropa. Por lo que veo el nivel de Roquetas es altísimo. Enhorabuena.

    Un abrazo Amando.

    ResponderEliminar
  22. Me encantó! Ese mix entre realidad y ficción, que como un ensueño, nos besa algunas veces en la vida. Muy bueno, Amando. Con tu permiso, me quedo por aquí. Saludos cordiales!

    ResponderEliminar
  23. ¿Dejará de sentirse enamorado ahora que en sus ojos brilla la certidumbre?
    "Lo que me gusta de ti es lo que odias en mi".
    Genial texto.
    Un abrazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  24. ¿Qué es la vida sino una larga película donde cada cual es el personaje protagonista, secundario e incluso a veces un puro narrador?.
    historia bien filmada y contada con esa pareja que casa tan bien (ahora realidad, ahora ficción).
    Besos cinematográficos.

    ResponderEliminar
  25. Me ha gustado mucho, Amando, está muy bien llevado con una dosis de imaginación y triste romanticismo, que lo hacen conmovedor.
    Sólo gana o pierde premios el que se presenta, así que no me creo demasiado eso de que cuando ganas, pierdes.

    "Escribo para no tirar el alma por el desagüe. Pero está bien así, es mi manera de estar solo."(sic)

    Eso sí me lo creo, a pies juntillas, y no sé porqué hoy me dio por leer todo el texto de tus datos personales y me pareció una belleza.

    Namasté, señor escritor.

    ResponderEliminar
  26. El mundo mágico del cine, en el que se puede entrar y salir, evadirse y soñar.
    Y despertar cuando se encienden las luces.
    Enhorabuena por el premio.

    ResponderEliminar
  27. Qué bueno!!! Me gustó muchísimo! Me recordó a La rosa púrpura del Cairo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  28. Es curioso Amando, que los humanos llegamos a ilusionarnos con personajes de películas o de los escaparates, a tal modo que de pronto, cobran vida de la realidad o la ficción que se mezcla con nuestro curso cotidiano.

    Muy entretenido tu relato.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  29. Bellisimo!!! Atrapante, perfecto para mi gusto!!
    ¡Es un placer leerlo!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  30. ¡¡Aaaaaaaah, maldita sea, yo quería más!! ¡Se me ha hecho tan corto...! Qué precioso realismo mágico (si es legítimo que lo llame así). Adoro tu poesía, aunque sea en prosa. Muchas de tus frases me parecen únicas.

    El final tiñó de tristeza mi pensamiento.

    Ahora seguiré leyendo-.

    ResponderEliminar
  31. No me ves, pero estoy de pie, aplaudiendo y sin sombrero.

    ResponderEliminar