martes, 24 de septiembre de 2013

Tu recuerdo en frío

En la nevera, junto a los langostinos,
he encontrado un paquete con tu risa,
está allí desde otoño, más o menos,
cuando aún aliviabas
el relente precoz de soledades
en el consuelo de las chimeneas.


               Lo he contemplado, está envuelto
               en plástico de ese transparente
               que deja al descubierto los recuerdos,
               aquel dulzor azul del abandono
               antes de los otoños congelados.


                                     Te quise en fresco, cuando aún podía
                                     saborear tus sueños a la plancha,
                                     eso recuerdo ahora, mientras
                                    devuelvo otra vez tu risa al frío,
                                    para hoy irán mejor los langostinos


Del poemario Stabat Mater mientras duermes, premio Hilario Ángel Calero, Pozoblanco, Septiembre 2013




42 comentarios:

  1. Vaya lujazo de nevera, con langostinos para salir del paso. Me ha encantado el poema, unas imágenes geniales.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Quedó congelada en tu recuerdo? ¿Te hace feliz o infeliz cada vez que abres el congelador? Me encanta como expresas emociones, sentimientos, de forma clara y contundente, usando lo cotidiano para hablar de lo más profundo e insondable, a veces comprensible y otras lleno de misterio.

    Desde luego, se merece ese premio. Felicidades.

    ResponderEliminar
  3. Esas sonrisas que traen tantos instantes hoy ya fríos, casi mejor dejarlas guardadas. Congeladas, para que no nos produzcan una indigestión de recuerdos y tristeza renaciendo.
    Serán mejor los langostinso, sin duda alguna.
    Me encantó la originalidad del poema. Fabuloso.

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  4. Mejor los langostinos. Pero esa risa tiene que permanecer siempre ahí, esperando otra vez ese otoño especial.
    Un abrazo amigo!

    ResponderEliminar
  5. y yo que pensaba que la risa era capaz de descongelarlo todo...!

    besos,

    ResponderEliminar
  6. Qué bueno!!! Te quise en fresco, un paquete con tu sonrisa…
    Gran poema casero, me sorprendió para bien.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Sí, Amando, la distancia y el tiempo son capaces de congelar sentimientos, pero.., sólo congelar, que se aleja mucho de "olvidar" , porque siempre puede llegar el deshielo y... entonces...

    Hermoso poema, para mí de una gran calidad literaria.

    Un abrazo

    Fina

    ResponderEliminar
  8. Desde la hielera de los recuerdos al fresco. Donde se ajustan los envases de film transparente, en un intento de congelar aquella risa que derretía el hielo de las copas de los mejores tragos compartidos.

    Foto de nevera, armazón y contenido...fresco, limpio...por premiar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Me llama la atención la disonancia aparente del langostino en medio de tanta lírica. Por cierto, no sé si esa nevera que ilustra el poema es la de Antonio López, pero me encanta.
    Un saludo, Amando.
    Juan M
    juanmanuelsanchezmoreno.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. La nevera de Antonio Lopez y una letras entretenidas hacen una entrada genial.
    abrazos

    ResponderEliminar
  11. Me han encantado tus langostinos . . . digo tu amor congelado, que no, que ha sido tu poema; es fresco como el aroma congelado de la escarcha que queda en el frigorífico.
    Bromas aparte, me ha encantado. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Mi enhorabuena!!!

    Tus langostinos empaquetando la sonrisa han llegado a la conciencia. No era para menos.

    Abrazos, Anna

    ResponderEliminar
  13. Paso a dejar un afectuoso saludo junto a una disculpa por la larga ausencia, debida a circunstancias inevitables. Estoy bien, y espero que también tu te encuentres maravillosamente... abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Me has hecho sonreir con ternura... Porque vaya texto has bordado. Risas congeladas que alguna vez provocaron calidez y hoy sobreviven en el frío del recuerdo. Muy bueno! Abrazo, amigo!

    ResponderEliminar
  15. Yo preferría descongelar la risa, para alivianar el alma a la que, de tanto en tanto, también hay que alimentar.
    Me gusta tu tono agridulce para describir sentimentos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Final práctico. Mejor los langostinos cuando todo se acaba.

    Abrazos fresquitos.

    ResponderEliminar
  17. Sin duda lo fresco siempre lo mejor. Bonita manera de entrelazar dos grandes y primitivas pasiones humanas: el amor eros y la comida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Algunas cosas nunca pueden ser descongeladas, otras por medio del microondas se pueden rescatar; pero me temo que su sabor ya nunca será el mismo...Tienes razón, en casos así, comamos los langostinos. Yo aporto el vino blanco. Un abrazo Amando.

    ResponderEliminar
  19. Amando, que ingenioso medio de hablar de los recuerdos, de como no querer perdelos...
    el que los devuelvas a la nevera, me produce tristeza,

    Besos muchos ♥♥♥

    ResponderEliminar
  20. Enhorabuena por el premio... a este paso no te va a quedar sitio en la estantería y quizá los tengas que guardar en la nevera en vez de los recuerdos. Mejor, la escritura no caduca y los recuerdos malos pudren.
    Abrazos, siempre. Maestro.

    ResponderEliminar
  21. Magnífico, fresco, delicioso, notable poema.
    Abrazo especial y brindis: ¡a tus letras!

    ResponderEliminar
  22. Hacer poesía con langostinos............GENIAL.

    ResponderEliminar
  23. Duro y con un toque de cinismo que le sienta de maravilla, pese a no ocultas la ausencia que probablemente duele un poco, no demasiado, pero sí lo justo que exige levantar acta.
    Abrazos y enhorabuena, coleccionista de premios.

    ResponderEliminar
  24. Genial Amando. Hay que echar al frío todo aquello que es agua pasada. Y aunque de vez en cuando aparezca en forma de recuerdos congelados, se les vuelve a meter en la nevera y a otra cosa...
    Tienes razón, los langostinos de ahora irán siempre mejor que las risas de ayer...

    Me gusta la ironía.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  25. Mejor encontrar langostinos risueños que yogures caducados.
    Buen poema, Amandísimo, por ternura no será.

    Namasté.

    ResponderEliminar
  26. Ay Amando. Aunque ya no tengan la frescura de recién cogida, piénsalo un momento antes de desterrarla definitivamente al cajón de los congelados.

    Abrazos, claro.

    ResponderEliminar
  27. Felicidades por el premio!!
    El poema me encanta porque juega con la lírica y la realidad cotidiana.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  28. Me gusta mucho ese tono que sueles dar a tus poemas, tan sutil, tanfino, tan que parece irónico...o...
    Me gusta mucho.

    Otro abrazo para tu colección.

    ResponderEliminar
  29. En el registro culinario me gusta la fruta de la temporada, los langostinos cerca del mar, poco de congelado. Y las risas, o las lágrimas cuando es preciso. Pues, se acerca la temporada de la chimenea y de las sopas que te calientan dentro y fuera.
    Me acuerdo de una entrada "Stabat mater mientras duermes" , me voy a buscarla y ver que tontería había
    escrito.
    Pues, enhorabuena, Amando, porque a este poema le daría un premio a pesar de lo que acabo de escribir.

    ResponderEliminar
  30. Entre la ironía y los sentimientos se cuece el poema. Nos sumerge en el mundo de la elecciones tan cotidianas como ¿De qué me alimento hoy? Con vestigios de amor que colmaron un día mis sentimientos o escojo algo más al alcance para salir del paso, que cuesta menos digerirlo y sabe más a presente, aunque no me reporte la misma sustancia a este corazón solitario. Siempre hay ocasiones para el recuerdo, pero no siempre es el momento. Un abrazo Amando.

    ResponderEliminar
  31. Entre la tristeza y el optimismo se cuece este poema lleno de elementos sutiles y profundos.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  32. Cuántas cosas dejamos congeladas, están ahí, en la pausa del frío, un poco descoloridas, sin pasión, pero ocupan un sitio que necesitamos guardar.

    ResponderEliminar
  33. Felicidades por el premio. Se quedó con la sonrisa congelada, y te fundiste en besos con los langostinos. Muy buenos versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. "Un paquete con tu risa" la memoria funciona como un freezer, uno empaqueta los recuerdos para poder sacarlos cuando lo considere necesario (aunque algunas veces se descongelan cuando nadie lo pide).
    Simplemente hermoso! Gracias por deleitarnos con tu creación!
    un abrazo desde el otro lado del oceano!!
    Aye

    ResponderEliminar
  35. Tus premios siempre en fresco, enhorabuena, merecidos!!!

    ResponderEliminar
  36. Genial!!!!!
    Yo nunca halago poesías si no me gustan, en ese caso me voy por las ramas y hablo del tema, así que no es un halago de blog. Esta es maravillosa, de esas que uno se dice “por qué no la habré escrito yo” jaja. Antes de llegar al final pensaba comentarte que ya que ella no estaba mejor era comerse los langostinos, y así cierra (hay versos con los que me identifico)
    También me gusta el título del blog, lo leo….

    Parece que vuelvo tarde ( Y me dan ganas de contestar: Pues duermes afuera!)
    No sé, esos impulsos que se me ocurren.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  37. Encontrarse con el poema necesario es magia.

    Gracias:).

    ResponderEliminar