martes, 3 de junio de 2014

Llegaremos más tarde, hacia las cinco


Llegaremos más tarde, hacia las cinco,
cuando ya en la memoria
de aquellos pardos días de colegio
empiece a refrescar.                                                                                                         
                               Entretanto 
daremos una vuelta por el quicio
donde hace gozne la melancolía,
aquellas aulas
con olor a sueño y calcetines,
la sonrisa acerada del prefecto
de disciplina, los hiposulfitos
y esos borrones con la bigotera…




   Llegaremos más tarde, hacia las cinco
   antes –eso sí- de la llamada
   final del timbre que avisa la salida;
   estarán allí esos compañeros
   con sus anhelos de pantalones cortos
   vencidos por los años,
   alguno, incluso, nos estará esperando,
   comentaremos despacio que hace frío,
   que hoy toca examen
   y que hemos suspendido en el recuerdo.




       Con el endecasilábico título de este cuadro de Dalí, armé un  pequeño poemario (el mismo verso inicial siempre) que obtuvo el segundo premio del XXIX Certamen Gabriel y Galán, de Guijo de Granadilla. Os dejo el primer texto.


31 comentarios:

  1. Dalí siempre inspira, para bien. Incluso para mal. Has hecho un trabajo a la altura, siempre que vengo salgo compensada. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
  2. Precioso poema, he vuelto atrás en el tiempo sin darme cuenta y he sentido esa misma nostalgia. Un placer.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  3. Un baile compulsivo

    No sé muy bién cuanto tiempo hace que no bailo. Recuerdo a mi hermano que se avergonzaba de mí por ver a 1.83cm bailar de esta forma tan destartalada.
    Todo ocurrió un día de fiesta de Navidad. Mi colegio cantaba villancicos o preparaba obras de teatro y yo, debutaba como bailarín al son de los Bee Gees. Recuerdo la foto de aquel maldito single donde John Travolta disparaba su dedo al cielo en medio de una discoteca con luces multicolores y las chicas de mi pueblo se lo comían a besos. Yo por entonces era un chico atractivo...elegante...con clase...golfillo como debe de ser...Total, un tio con gancho al que las chicas soñaban con el de la forma más coqueta y permanente. Mi profesora me animaba por creer en mí dotes para el baile y todas las chicas de mi clase se me ofrecían por acompañarme y hacer coros a este jilipollas (me refiero a John Travolta)...
    En el día del estreno no se cabía de gente en el salon de actos. Mi profesora tenía fe en que todo saldría bién y las chicas de mi clase se sabían de memoria cada paso y pirueta...Por el megáfono, la chica de moda de la clase me anunciaba como el John Travolta de Rute (cosa que esa presentación no me agradaba lo más mínimo)y la música comenzó a sonar. A veces pienso si mi sentido del ridículo se debe a ese baile estrafalario; mover mi piernas de alambre como la gallina turuleta o por escuchar los silvidos y las protestas más oscenas del distinguido público. Total un desastre... Sin poder evitarlo aquella actuación marcó mis dotes expresionistas y ahora sólo bailo en privado. Me da verguenza recordar aquel show y mi profesora nunca jamás me refirió nada de nada...y tampoco mis compañeras de baile. Aquello quedó oculto y sin opinión durante el resto del curso; como un familiar que omite la verguenza de su familia...
    Pero esta tarde me dió el gusanillo de volver a bailar. Me he comprado un CD maravilloso y aquí, solo en mi casa, mis piernas me recordaban aquellos pasos de baile y he de reconocer que me he sentido feliz. Si me vierais con qué estilo muevo mis piernas y me agacho y me levanto, salto y corro por mi salón, parece que estoy corriendo detrás de los perdigones por el campo. Ahora os dejo, que tengo que bailar...

    ResponderEliminar
  4. Me has dado una idea con estos versos. Plasmar recuerdos de mi época de estudiante en versión poética o prosaica...

    Abrazo, Amando

    Fina

    ResponderEliminar
  5. Te comenté me haces reir te comento nuevamente
    Yo nunca borro mis comentarios
    y vos?
    besitos bajo una lluvia descafeinada

    ResponderEliminar
  6. Magnífico poema. Recogemos la lana de ese ovillo que nos lleva de vuelta al pasado.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ¡Pero qué bien hilas los versos! Enhorabuena, Amando, por el premio, sí, pero sobre todo por escribir tan bien.

    Par de besos.

    ResponderEliminar
  8. Muy emotivo, Amando. No parece que "hayas suspendido en el recuerdo". Hay en tus versos recuerdos palpitantes; me ha parecido oìr el timbre y te he visto salir por la puerta con tu cartera y tu pantalón corto...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Magnífico, Amando. Te felicito por ese premio tan bien merecido.
    Abrazos, siempre.

    ResponderEliminar
  10. Huele a tiza, a coscorrones y a los reyes goldos, jejeje
    Tú lo que llegas es al alma de tus lectores, Amando.
    Felicidades por el premio.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  11. Un viaje al particular paraíso infantil donde ni la fría y terrible escuela pudo con aquella primera e invencible ilusión por la vida.

    Mi enhorabuena por ese premio.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Qué bella evocación de los tiempos de escuela, en la que me reconozco.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Qué buen poema, Amando, al hilo del cuadro de Dalí: no sólo el ritmo nos lleva hacia la infancia sino la tremenda melancolía de saber que, aunque quedemos, no volvemos.... ¡Enhoraburaena, como siempre!.

    Abrazos, muchos.
    Ab

    ResponderEliminar
  14. creo que nunca llegas tarde aunque siempre te lo estás proponiendo...

    beso grande!

    ResponderEliminar
  15. Los niños son siempre niños, pero qué será que nos encontramos a menudo recordando una infancia que dejamos atrás? Suerte de las batas y las tizas, Que dejamos en los ganchos de la memoria, para traerla al presente cuando el frío se hace difícil de contrarrestrar, o contrasumar, quién sabe!. Broma.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Regresar con la memoria y rescatar recuerdos escolares... hiciste bien la tarea, Amando.
    Un diez y felicitado.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  17. SIEMPRE TAN INTELIGENTES TUS TEXTOS. FELICITACIONES!!!
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  18. Y felicidades por el merecido premio¡
    un beso¡

    ResponderEliminar
  19. ¡Qué lindo!
    Fijate que acabo de recebir del internado de monjas donde estudié durante 7 años fotos de muebles que se venden, unos pianos que toqué, armarios y sillones del salón donde la familia venía a visitarte, la mesa del despacho de la madre superior. A pesar del buen olor a cera NO compraré nada, NO quiero nada en mi casa que venga de este instituto. Quizás algo del colegio de mi pueblo, un tintero o un trozo de tiza me gustaría más.
    Abrazos y gracias por la evocación, a pesar de todo.

    ResponderEliminar
  20. Siempre con ese estilo melancólico que pone los pelos de punta...
    Gracias y un abrazo.
    Concha.

    ResponderEliminar
  21. Cada cierto tiempo veo a las promociones antiguas reunirse y ponerse al día de todo lo común que todos han arrinconado.
    Muy bonito, de veras.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
  22. Pues bueno, que aquí nos consientes con tu poesía Amando. Me encanta ese tono evocativo, esos dos extremo que se encuentran en una tarde ya fresca, entrado el otoño quizá.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. ... y yo vuelvo a mis años de largas trenzas y sueños cambiantes, cuando aún no la quemadura del poema.

    Besos

    ResponderEliminar
  24. " alguno, incluso, nos estará esperando,
    comentaremos despacio que hace frío,
    que hoy toca examen
    y que hemos suspendido en el recuerdo".Habremos suspendido en muchos,pero aún vencidos por los años,queda un tiempo de rescate...Me has conmovido,he regresado a mi cole!!!Abrazos

    ResponderEliminar
  25. Gran poema amigo Amando. Sólo un gran poeta es capaz de manejar la nostalgia así y de incluir como si nada, de forma natural, palabras en principio tan poco poéticas como "hiposulfitos" y que encajen en el poema. Un abrazo querido amigo.

    ResponderEliminar
  26. Felicidades Amando. Me ganaron aquellos recuerdos de bigotera, no sabes la de consecuencias que acabaron teniendo, je je.

    Siempre abrazos.

    ResponderEliminar
  27. Cuánto me he perdido estos días, querido! Este poema vuelve imparable a aquellos años en los que aprendimos tanto. Impera el recuerdo agridulce... Escrito por ti, parece algo mejor.
    Muchos besos, siempre.

    ResponderEliminar
  28. Hermosísimo. Preñado de una melancolía tan vívida, tan real, tan bien pintada en estos versos (como Dalí pintaba sus cuadros) que aunque yo no la he conocido (ya que es de un tipo del que todavía no me toca), soy capaz de comprenderla enteramente y hacerla, por unos instantes, mías. La magia de tu poesía, Amando, es que es capaz de enseñar a sentir, incluso a quien no sabe.

    Aplaudo. Me quito el sombrero. Eres magnífico. Grande.

    ResponderEliminar
  29. Bonito poema. Me ha llevado a mis dias de colegio, a ese ayer que nos hizo ser lo que somos. Enhorabuena por tu blog.

    ResponderEliminar