martes, 24 de junio de 2014

Llegaremos más tarde, hacia...

Otro texto del poemario creado a partir del endeca que da título a una obra de Dalí.


Llegaremos más tarde, hacia las cinco,
mi alma y yo, según
estaba convenido, ella buscando
otro nuevo armazón donde encajarse,
yo convencido
de ser al fin un  hombre des/almado,
cada uno intentará
archivar por fin las soledades
de muchos años juntos, simulando
después de tanto tiempo
que aún puede ser, que (aún)
                                               ( puede)
                                                              (ser)…

Coincidimos en algo, eso sí
-mi alma y yo-, en la costumbre
de ejecutar con gracia
esos gestos de hastío tan marcados
en cualquier relación de conveniencia,
somos así, por eso
vamos a contemplar el simulacro,
la sutil desazón 
que acecha a los becarios del olvido.


24 comentarios:

  1. ¿Por qué será que el alma y el cuerpo andan tantas veces enfadados?. ¿será por eso de que amores reñidos siempre son amores queridos?. Lo de juntos hasta la eternidad algo querrá decir...

    Abrazos, Amando

    Fina

    ResponderEliminar
  2. Después de toda una vida seguimos condenados a un equilibrio inestable.
    Como siempre Armando Perfecto.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. A veces el alma reniega del cuerpo durante o después de tantos años juntos. Me gustaron mucho esos becarios del olvido.

    Abrazos con mucha alma.

    ResponderEliminar
  4. Buscador estaba perdido. Su corazón andaba por ser sabio en lo inamobible, su razón no tanto en la cordura. Faltaba esa unión de razón y alma, de lo intangible y lo conocido...Sin duda buscador estaba amputado por no encontrar unión de cuerpo y alma. Esa amputación, producto de mala vida y peores pesares, le tarían de cabeza. ¿ Cómo conciliar esa unión, si por más vueltas que le doy a mi razón, el corazón no me admite?. Raras son estas divagaciones y enorme el sacrificio de soldar cuerpo y alma...
    Pero buscador halló la solución en esa unión. El corazón sin duda es sabio, demasiado sabio y jamás admite sucedaneos ni pajas mentales sino, el querer de verdad; ahí está esa unión. Qué más te puedo decir amigo. Un hombre brillante como tu con alma sensible e inteligente...

    Queda abierto una invitación a vinos...de esos que unen el alma con todos los sentidos...
    ¿ACEPTAS?-

    Buscador.

    ResponderEliminar
  5. Perdón por " Inamobible". Quién tiene boca se equivoca...

    Siguen en pie unos vinos.

    ResponderEliminar
  6. Inevitable la convivencia de alma y cuerpo. Será mejor que logremos ese encaje. Me ha gustado mucho tu forma de decir, es un poema estupendo.
    Besos, siempre Amando

    ResponderEliminar
  7. Eres un gran poeta con rúbrica muy personal... Un abrazo, Anna

    ResponderEliminar
  8. El alma y el cuerpo, contigo porque me matas y sin ti porque me muero. Siempre juntos.
    Encantada de leerte, ya lo sabes Amando.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. No hay poeta más preciso para designar los sentimientos (no tengo ninguna duda). A la vista está, no hay mas que leer este "texto", de un poemario a toda luces admirable, al que llego un poco más retrasada que de costumbre pero que como siempre me deja el agradable sabor de lo bueno.

    Abrazos, fuertes.

    ResponderEliminar
  10. Animales de costumbres somos y nos jugamos el alma.

    ResponderEliminar
  11. La vida es un enorme simulacro y nosotros los grandes simuladores.
    Buenísimo, como siempre, Amando.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Ser "becario del olvido" debe de ser el último escalón de la memoria, justo antes de ser un completo olvidado. Fantástico, Amando.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
  13. Llegar y coincidir es el punto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. FULLLLLL, MAGISTRAL!!!!!
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  15. Andamos en exámenes que no llegan, sudedáneos de vida que no acaba por ser auténtica y vemos, como becarios sin paga, cómo un escenario de posibles vidas, circula a nuestro lado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. que hermosa manera de armonizar palabras...

    Besos, eso si, después de archivar soledades

    ResponderEliminar
  17. carmen garcia vega28 de junio de 2014, 21:51

    Gracias....................

    ResponderEliminar
  18. en la costumbre
    de ejecutar con gracia
    esos gestos de hastío tan marcados...

    Y de los que seguramente, nadie se da cuenta...

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  19. Ser o parecer o aparentar, that the question. Me hago un lío con estas palabras y tu un maravilloso poema.
    Abrazos, Amando.

    ResponderEliminar
  20. Precioso¡¡, Un placer venir a tu blog, Un beso para ti.

    ResponderEliminar
  21. Hermoso poema con los sentimientos a flor de piel. Enhorabuena.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Precioso. Me ha encantado sobre todo la antagónica idea de "tantos años de soledades juntos". Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Tu alma y tu seguireis juntos siempre, un beso.

    ResponderEliminar
  24. Claro claro, cómo no lo había pensado antes... el alma y el cuerpo cada uno por su lado. A ver si de ese modo aprenden el uno de la otra.
    Bello, como siempre querido amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar