martes, 7 de julio de 2015

63 (y punto final).


Sesenta
               y tres                                                                                          
                         palabras
                                           en cascada
hollando esos desmontes
donde marcaron huella las renuncias
(huyó la rima de tus ojos tristes),                                                            
ya no me queda tiempo para arar
versos sobre tu piel tendida,


llegó al fin el ocaso en bandolera
para dejarnos frente a frente
con casi kilo y cuarto de recuerdos,                                                        
sesenta
               y tres
                          palabras
y otro punto final para aquel sueño. 


Del poemario "Las ruinas habitadas·, Premio Castillejo Benigno Vaquero, Pinos Puente. Junio 2015 


27 comentarios:

  1. Que triste cuando la rima huye, la rima cosida en poesía que siempre da cobijo a los ojos despiertos. Un abrazo poeta

    ResponderEliminar
  2. Y yo no sé si te he dicho antes que eres uno de esos poetas, de esos grandiosos poetas que horadan el alma.

    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
  3. Las palabras matéricas, las que pueden contarse y medirse, las que obedecen a las leyes de la física... También esas serán siempre el habitable espacio de algún sueño. Muy buen poema, Amando, intimista y cordial. un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ya no nos queda tiempo para arar versos sobre la piel tendida.
    como una urgencia para que la vida no se agote en esta carrera continua. No somos más que un soplo que pasa desapercibido.
    y por que no 64?

    Besos y gracias por estas letras

    ResponderEliminar
  5. Es posible rendir homenaje a lo vivido, cunado ya no nos queda rima para afrontar el presente.
    Las cosas cambian y nosotros por estar al día, por ser más modernos seguimos la corriente
    y nos quedamos sin rima. Aquella rima de Rubén Darío, Juan Ramón Jimenez.... ect.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Qué premio más bien merecido. Te felicito, Amando. Me encanta tu forma de plasmar lo nostálgico, hace que a una se le escapen los recuerdos en los suspiros.

    Mil besitos y un abrazo, siempre.

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena por el premio, sí, pero aunque no lo hubieses obtenido, tus versos llegan mucho muy lejos.

    Abrazos flojitos por la calor.

    ResponderEliminar
  8. Y le estoy buscando explicación:
    ¿Será el eje de rotación,
    Que hace que esté torcido
    El mundo en que vivimos?
    Como siempre un placer leerte maestro.
    Abrazos siempre

    ResponderEliminar
  9. Deja que la rima se marche con la aurora, que tú te has de quedar con el alba.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. UN ESTILO MUY LIBRE DE RIMAR. Y MAS EN UN NÙMERO IMPAR. GENIALIDAD!!!
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  11. A golpes de sesera
    en cascada de recuerdos
    mi memoria flota...
    Hundido y navegando
    busco una cordura.
    Sentir el vertigo de
    una caída al vacío
    tomar impulso
    volver a flotar
    una y otra vez
    resulta cansino.
    Mi palabra es evocar
    en un torrente del sentir.

    No olvides.
    Jamás olvides
    que no olvides
    y si has de olvidar,
    que te de igual...



    ResponderEliminar
  12. ...pero la rima no huye de tus ojos, ni de tus manos y sigues arando versos, campos donde florece la retama de amarillos y fecundos recuerdos.
    Emocionantes versos, Amando. Y el título del libro, también ¡¡excelente metáfora!! Mi felicitación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Felicidades por ese nuevo premio, fenómeno. No me extraña nada: nadie es insensible a tus versos llenos de belleza.
    Con el sello de todos tus poemas, esa combinación mágica de ternura, desamparo, fortaleza y humor.
    Un abrazo bien grandote y gracias por el disfrute.

    ResponderEliminar
  14. Un final más o uno menos, todo depende del ánimo con el que afrontemos todas estas cosas que hacen que nuestra vida sea, pues eso,
    nuestra vida. Felicitaciones de nuevo.

    ResponderEliminar
  15. Esta vez voy con más retraso que de costumbre pero el resultado ha merecido la pena. Especialmente espléndidas “esas exactas 63 palabras”, Amando.

    Un fuerte abrazo .

    ResponderEliminar
  16. Si se pudieran pesar los recuerdos seguro que habría unos que superan nuestro peso. Es un encantador juego de significados aunque les llames 63 palabras.

    Saludos y feliz semanita Amando.

    ResponderEliminar
  17. El punto y final suena como si golpeara contra el suelo algo sólido, contundente ... Preciosos versos a pesar de su triste contenido. Gracias por compartir tus premiso. Un abrazo.
    Concha.

    ResponderEliminar
  18. 63 palabras son muchas palabras,cierto,pero nunca demasiadas.Para arar versos sobre una piel siempre hay tiempo,no seamos tan pesimistas...y dejemos que ese punto final se dilate lo más posible en el tiempo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  19. Estuve por aquí antes...Vuelvo a releer esas 63 palabras que son la arquitectura de este poema un poco árido, duro -estepario?- Esa cascada de palabras que se estrella irremediablemente en ese punto final Algún día, cuando tenga el tiempo necesario para revisar tu blog, seleccionaré de modo subjetivo algunos poemas para que tomen aire en Arte y Poesía. Abrazo.

    ResponderEliminar
  20. 63 palabras para describir de forma magistral
    el final de un sueño.
    Felicidades por tu premio.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Con la envidia de siempre, abrazo de buenas noches, poeta.

    ResponderEliminar
  22. Siempre hay tiempo para arar. Y menos mal. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Sesenta y tres palabras en cascada o en arroyo, o en delta tibio... para un final que se prevé renacer futuro.

    Enhorabuena por tan merecidos premios. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  24. **quedéme de Morfeo//
    apenas en sus brazos retenida
    y hobo 'sueño'
    en punto seis y tres, contando cierto!!!!!!!**
    abrazo

    ResponderEliminar
  25. Gracias por tus palabras de aliento, tan confortantes. Aquí estoy, tratando de sobrevivir en mi soledad.

    ResponderEliminar