martes, 27 de octubre de 2015

La mujer de Lot cogiendo un taxi



Vi a la mujer de Lot parar un taxi,
sentarse con alivio,
remover su tristeza y murmurar
las sílabas melladas de un destino,
parecía una simple
turista con su mapa en el recuerdo,
tenía gafas de sol,
el cuello dislocado,
                                y la amargura
de quien sabe perdido el paraíso
sin descifrar el mal
que esconde un simple escorzo de nostalgia.


La vi alejarse, el coche
se fundió en una esquina, con su imagen
exiliada sobre el poliuretano
del asiento trasero,
esa mirada, siempre esa mirada
de futuro en sazón, esa mirada
donde reconocer
cada una de las calles, todos esos
rincones luminosos
que aún guardaba en la memoria insomne
de un ayer sin sal ni condenados.

Giró el taxi al final de la avenida,
perdí entonces el rastro
de la mujer que un día tuvo nombre
(Edith, o acaso el nuestro)
y movía con gracia su cintura
antes de aquella rigidez severa,
esa mujer que siempre
quiso mirar,
                     quiso mirar
                                          y ver…


Nunca más supe de ella,  aunque imagino
su figura furtiva
presa en el arrabal de una certeza,
ahora que Lot no estaba, y la ceniza
cubría de silencio
todos los callejones de esta vida
-tan parecida a aquella, y tan distinta-,
ahora que Lot no estaba,
                                         ella intuía
la crueldad extrema de ese dios:
restituir sus ojos
para grabar en ellos la sentencia,
hacerla otra vez tierra,
devolverle la sangre y los recuerdos
cuando a su alrededor  todo era estatua.  
    

                                  Premio Certamen Poeta de Cabra. Madrid, octubre 2015




24 comentarios:

  1. Un poema sublime con un final tan estremecedor como el ritmo admirable que fluye en todo el poema. Mi enhorabuena y alegría por el premio, Amando. ¡Que gusto da leerte!.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Siempre he pensado que ella inventó la historia para cambiar de vida. Hoy muy original tu puesta en escena de unos versos rítmicos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por el premio, querido amigo, un poema excelente que deja en tu escritura un paso más de buen hacer. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Felicidades. Merecido premio. Me quedo con el ritmo que consigues, en una mirar atrás infinito, doliente, prendido a las pestañas del futuro en letras de sangre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Que bueno, que a través de las letras y por tu buen hacer hayas recibido este premio Enhorabuena. Me ha encantado leerte! Saludos

    ResponderEliminar
  6. Todas tendremos algo de Edith en algún momento dado, supongo ... Gran poema Amando, hace pensar ...
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  7. Un tema bíblico llevado a la actualidad con tu pericia habitual.
    Felicitaciones por el premio, muy merecido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Enhorabuena!! Un taxi y una figura bíblica, hicieron un excelente guiso.

    Abrazos a pares.

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena, Amando, por este premio. He disfrutado con la lectura de este gran poema. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Una demostracion más de tu buen hacer. Merecido premio, Amando
    Un abrazo
    Fina

    ResponderEliminar
  11. Simplemente se encuentran los tiempos de la mujer de Lot, y nuestros tiempos por la misma avenida de las estatuas de tierra.
    Me conmueve este texto con su paso urbano.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Antes de nada... Felicidades por ese premio y después decirte que me ha encantado beber nostalgia en tus versos, será porque el otoño hace de complemento perfecto.

    Abrazos, siempre, Amando.

    ResponderEliminar
  13. SENCILLAMENTE MAGISTRAL!!!!!
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  14. Enhorabuena, Amando! Me ha conmovido el poema; ese viaje en taxi hacia la nada; al volver la vista contemplamos un mundo de estatuas, de corazones helados.

    Genial esa fusión de lo bíblico y del mundo actual.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Buen poema, Amando, enhorabuena por el premio. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Supongo que tendrá los ojos que brillan detrás de sus gafas de sol esa mujer que mira y ve, a pesar de lo malo que puede estar un escorzo de nostalgia. Contundente el castigo que explicas.
    Enhorabuena y abrazos, Amando.

    ResponderEliminar
  17. En ambas mujeres, la de sal, y la que se aleja en un taxi, se vislumbra una tristeza existencial que no tiene fin: la soledad.
    Enhorabuena de nuevo.

    ResponderEliminar
  18. Respira ecos de eternidad. Magnífico, como todo lo tuyo.

    Abrzo de siempre.

    ResponderEliminar
  19. Esta mujer siempre me atrajo,desde aquel internado en que la conocí en una de aquellas terribles clases de religión...¿se merecía tan terrible castigo solo por mirar cómo la furia divina achicharraba a toda una ciudad? Ya entonces creía que no,que era inocente.Más tarde,cuando conocí mejor el asunto, no solo lo creí,lo confirmé...el dios hebreo no admitía ningún tipo de disidencia.

    Lo que nunca se me ocurrió es escribirle un poema e hice bien,nunca hubiera llegado a la altura del tuyo.Mi enhorabuena Amando.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Hermoso poema. Felicidades por el premio que sin duda mereces.Ha sido un placer leer tan bellas letyras.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. un poema estupendo, felicidades. ya ni te acordarás de mí, pero por mi culpa es, debería seguir con más frecuencia a los poetas q me gustan y no trastear tanto por las comunidades. un abrazo, y q sigan cayendo premios.

    ResponderEliminar