lunes, 27 de julio de 2015

Reflexiones de arco gótico, premio en Cortegana


                                            A Guadalupe y Manuel, en su feliz tiempo de fotos

Mujer teñida en sepia. Brilla al fondo
el gótico reflejo de ese arco
que de un guiño a las nubes se hace marco.
A su lado hay un hombre. Muestra el hondo

Foto tomada de la red
desconcierto de quien reta a la vida.
Somos tú y yo, en un tiempo de fotos,
huérfanos de color y sueños rotos.
Todo era entonces como el viaje de ida

con vista a un objetivo. Alguien nos hizo
la imagen gris bajo un cielo plomizo.
La catedral encuadra esa impaciencia

por dejar una huella hacia el futuro.
Cierro el álbum. Visto así, se hace duro
que sobreviva el arte a tanta ausencia.



Premio Castillo de Cortegana, Huelva,  julio 2015. En recuerdo de ambos Manueles: Brito, amable anfitrión, y Romero Higes, literato-editor. Recurro, por una vez, a formas clásicas, como de catedral gótica, No merece menos Cortegana y la entrañable velada que vivimos. Gracias de nuevo, vosotros sois el premio.


22 comentarios:

  1. Cuando las palabras se escribían en plumilla, las fotos tardaban en verse y los colores estaban en los sueños.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Son los marcos de los sueños los fieles testigos de su ausencia. Magnífica reflexión que siempre se agradece que compartas, Amando.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Las imágenes y mi pasado, la realidad de una fotografía con la mezcolanza que habita mi cabeza...El blanco y negro confabula con mi razón justo cuando la cámara hizo "clik" y me pierdo en un mar pasado y denso de sentimiento. La realidad fría y seca ya está en un papel; la prolongaciómn de aquel tiempo aún está en mi memoria demoledora con recuerdos y falsedades; perdido en lo certero. Fluyen mis letras al compas de lo imaginado porque quizás, todo lo que hicimos, sentimos o pensamos, se perfuma y se pierde por dentro en aquella mezcolanza con sabor a vida de recuerdos...Es dulce el ayer con malancolía de lo que quizás, nunca jamás sucedió...

    ResponderEliminar
  4. El soneto es la forma adecuada para esa imagen en sepia y gris. Gracias por la doble imagen.
    Saludos Amando.

    ResponderEliminar
  5. Tu poesía es universal, querido Amando. ¡Cómo no verse reflejado en esta fotografía! Y sí, en los tiempos sepia entonábamos sonetos, que siguen en vigor como nos muestras.
    Besos siempre, poeta.

    ResponderEliminar
  6. "Todo era entonces como el viaje de ida"... Y creo que aún estás yendo porque si no fuera así, no podrías escribir estos hermosos versos.Tu corazón está continuamente viajando; lo siento así en tus poemas, en tu álbum de recuerdos y en el presente.
    Siempre mi enhorabuena, poeta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muchas felicidades por el premio, el poema no podía merecer menos. Delicioso recuerdo en sepia, en blanco y negro, desafiando el tiempo, los recuerdos, la belleza. Me encanta tus letras, Amando.

    Abrazos, siempre.

    ResponderEliminar
  8. A todos nos entusiasma el viaje de ida. Sin pensar en el de vuelta.
    Abrazos siempre

    ResponderEliminar
  9. Otro premio más, figura. Enhorabuena. El poema lo merece.
    Me da gusto ver esa imagen de la catedral de Segovia en gris y con tiempo otoñal. Me transmite algo de fresquito, que buena falta hace.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Vi tu artículo muy original en absoluto, me encanta cuando la lectura no es aburrido y también su muy buen diseño blog. Gracias por darle una nueva inspiración para mí. hasta luego Obat Kolesistitis Kronis

    ResponderEliminar
  11. Bello soneto. ¡Enhorabuena por todos tus últimos éxitos y qué sigan las musas este verano! Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Los hombres al igual que la piedra guardan cierto parecido; son fuertes hasta que surge una grieta que se hace herida y los enferma.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  13. ...y mi envidia malsana, creciendo. Pero con abrazo

    ResponderEliminar
  14. UFFFFFFF, TREMENDO CIERRE!!!! GENIAL.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  15. Brillante tu soneto Amando.
    Sí,nos j...que las piedras y hasta los árboles nos sobrevivan pero deberíamos tomarlo como una cura de humildad,somos demasiados soberbios.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  16. Me gusta. No es lo que suelo leer en tu blog, pero me gusta el soneto. Un abrazo Amando.

    ResponderEliminar
  17. Era feliz el tiempo de fotos mirando al objectivo. Entonces el pájaro se voló.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Enhorabuena Amando. Tu poema es tan de verdad como el paso del tiempo, como las heridas de la personas y de los edificios emblemáticos; algunas no se ven porque se llevan en el alma y otras, las que están en la superficie ( puede que esas fisuras lleguen hasta el alma) reflejan ese pasar de la historia donde todos dejamos de alguna manera nuestra firma, nuestra identidad. Vuelvo a tu blog con cariño. Abrazos.

    ResponderEliminar
  19. Siempre dejando huella hacia el futuro. Por favor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Hermoso poema y doble mérito porque un soneto siempre requiere mayor esfuerzo. Y felicidades por el premio.

    Un abrazo

    Fina

    ResponderEliminar
  21. Un soneto para enmarcar con un final que rebosa filosofía.El paso del tiempo nos llena de desasosiego por no alcanzar a comprender por qué precisamente nosotros,los creadores de tanta obra inmortal,somos mortales.

    Abrazos.

    ResponderEliminar